Raquel Moreno de la Rosa: “En nuestro Colegio solo un 13% de los colegiados somos mujeres”

0
939
Raquel Moreno, Decana del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Santa Cruz de Tenerife

Raquel Moreno de la Rosa es ingeniera industrial por la Universidad de Vigo, máster en Prevención de Riesgos Laborales por la Universidad Francisco de Vitoria y doctoranda en
Ingeniería Ambiental por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Comenzó su trayectoria profesional en 2004 y, desde 2008, es funcionaria de la Dirección General de Energía de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias. Además, Raquel es decana del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Santa Cruz de Tenerife (COIITF), siendo actualmente la única mujer que ostenta este cargo a nivel nacional y la tercera decana en la historia de la Ingeniería Industrial en España.

¿Cómo se ha adaptado a este nuevo cargo de decana?

Muy bien. Ya había formado parte de varias juntas de gobierno, siempre como tesorera, por lo que conozco bien el Colegio, su personal y su funcionamiento, así que ha sido muy fácil asumir el cargo. Lo único negativo ha sido obviamente esta inesperada pandemia que ha supuesto un esfuerzo añadido para todos en cuanto a organización interna y toma de decisiones y ha retrasado muchas actuaciones que queríamos realizar este año.

¿Cuáles son los principales objetivos del Colegio?

Contamos con tres ejes principales: la orientación a nuestros colegiados cuidando sobre todo los servicios y la formación que les ofrecemos, así como aumentar la visibilidad y la relevancia institucional y social del colegio y fomentar la participación de nuestros colegiados con la mejora de las relaciones profesionales y personales entre ellos, prestando especial atención a los más jóvenes y seniors. También queremos tener más presencia en las universidades y trabajar en el fomento de las carreras STEM.

¿Cómo es la situación de la Ingeniería Industrial en las Islas Canarias?

Nuestra profesión en Tenerife y en Canarias en general, al no existir un sector industrial o tecnológico suficientemente desarrollado, se caracteriza por la diversidad, trabajando en gran cantidad de sectores, entre los que destacan el de servicios y, en particular, la
consultoría técnica. Esto demuestra lo generalistas y polivalentes que son nuestros estudios y cómo nos permiten abarcar gran cantidad de disciplinas.

A principios de este año las expectativas entre nuestros colegiados eran buenas y apenas había paro. Actualmente aún desconocemos el calado real de la crisis, recordemos que en Canarias, debido a nuestra alta dependencia del turismo, se espera que el impacto de esta crisis sea mayor.

Raquel Moreno, con las ingenieras que forman parte de su equipo de gobierno en las oficinas del Colegio

¿Cómo se aplica la Ingeniería Industrial en la Consejería de Transición Ecológica?

De muchas maneras. Precisamente esta Consejería involucra las áreas de energía, agua, cambio climático y medio ambiente y, en todas ellas, hay ingenieros e ingenieras industriales trabajando, porque somos imprescindibles en muchas de esas áreas y muy
necesarios en otras. Por tanto, es importante que en las administraciones públicas haya cuerpos técnicos cualificados, ya que la tecnificación en todos los campos va en aumento.

¿Cuáles son los proyectos más relevantes de esta Consejería?

Actualmente se están redactando varios planes e iniciativas legislativas autonómicas muy importantes y necesarias como la ley de cambio climático, la ley de economía circular, el plan de transición energética de Canarias o el plan integral de residuos.

¿El papel de la mujer está bien representado en la profesión?

En cuanto a calidad, por supuesto, contamos con unas profesionales de enorme valía que son capaces de representar a la perfección a la Ingeniería y a las mujeres. Pero en cuanto a la cantidad, obviamente, no. En nuestro Colegio solo un 13% de los colegiados somos mujeres. Por eso puse especial interés en que mi junta de gobierno fuese paritaria, porque es importante que en la toma de decisiones estemos todos, aunque como es lógico lo más
importante son las personas y tengo la suerte de tener un equipo fantástico.

¿A qué cree que se debe esta baja proporción de mujeres?

Lo desconozco, aunque hay varias teorías sobre los motivos que llevan a hombres y mujeres a estudiar mayoritariamente unas carreras u otras. De todos modos, ha bajado el número de matriculaciones en carreras técnicas en general, a pesar de la elevada tecnificación y digitalización con la que han crecido nuestros jóvenes y a pesar también de tener más salidas laborales. Creo que es un problema que debemos solucionar entre todos, formando, informando y haciendo más atractivos estos estudios, porque fomentarlos hoy nos dará buenos y muy necesarios profesionales mañana.

¿En el Colegio detectan iniciativas lideradas por mujeres?

Aunque la mayoría de nuestras colegiadas trabaja por cuenta ajena, sí tenemos varios estudios de Ingeniería y consultoría dirigidos por mujeres, además de varias compañeras en puestos de responsabilidad de varias empresas relacionadas con los sectores de la
energía o las instalaciones, además de las directoras generales de energía y de industria del Gobierno de Canarias, que son también colegiadas.

¿Qué sensación le produce ser la única mujer decana en un país como España?

Decidí presentarme a decana y no he tenido problema en serlo por el hecho de ser mujer. Estoy muy a gusto en el cargo y mis colegiados no hacen ningún tipo de distinción de género. Recordemos que soy la tercera decana en la historia de la Ingeniería Industrial en España. Falta mucho camino, pero vamos haciéndolo poco a poco. Hay muchas compañeras en las juntas de gobierno y espero que cada vez más se animen a dar el paso al decanato.

¿Cómo vislumbra el futuro? 

Estoy convencida de que, poco a poco, se elevará el porcentaje de mujeres que deciden estudiar Ingeniería y de que nuestra participación será cada vez mayor en todas las áreas. El techo de cristal en determinados ámbitos existe y hay que tomar medidas para eliminarlo, pero independientemente de ello, es cuestión de tiempo que cada vez más ingenieras industriales sean más visibles y ejerzan más influencia. Estoy convencida de ello.