José Manuel Méndez: “España tiene grandes posibilidades de convertirse en uno de los países más avanzados en el uso del hidrógeno verde en movilidad”

0
65

Ingeniero industrial por la Universidad Politécnica de Madrid y MBA por el Instituto de Empresa, José Manuel es experto en marketing de producto, especialmente en lo que respecta a tecnologías respetuosas con el medio ambiente como los vehículos híbridos eléctricos y la pila de combustible de hidrógeno.

Comenzó en Toyota España en 1998, donde trabajó en bastantes áreas, hasta que en 2013 fue nombrado responsable de marketing europeo de los vehículos compactos en la sede central de Toyota Europa, en Bruselas, y, más tarde como Business Country Manager para Alemania, Reino Unido y España. Actualmente, lidera las actividades relacionadas con el marketing de producto,
la innovación y el negocio de la cadena de valor y los servicios de posventa.

¿Cómo surge el Toyota Mirai?

En 1992, el comité medioambiental de Toyota presentó su ‘Carta a la Tierra’, donde se gestaron grandes ideas para conseguir liderar la construcción en serie de vehículos equipados con nuevas tecnologías más sostenibles en el menor tiempo posible. Desde los primeros prototipos de vehículos eléctricos con pila de combustible de hidrógeno de 1992 hasta 2014, cuando se lanza la primera generación de Mirai, han sido años de investigación.

¿Cómo funciona?

Las pilas de combustible toman oxígeno del aire (previo filtrado) e hidrógeno de alta pureza (99,999%) repostado desde el exterior y almacenado en depósitos a alta presión (700 bar en los vehículos ligeros y 350 bar en pesados) para combinarlos en unas células PEM (membrana de intercambio de protones) que producen electricidad para propulsar el vehículo y agua que se devuelve al entorno. El Mirai de segunda generación, actualmente a la venta, dispone de multitud de avances técnicos que permiten alcanzar niveles de densidad energética (potencia generada por unidad de volumen ocupado) en la pila de combustible de 5,4 kW/l récord a nivel mundial. Su consumo energético es de 0,79 kg de
hidrógeno cada 100 km recorridos, una cifra impresionante teniendo en cuenta que se trata de una berlina de representación de gran tamaño.

“En Alemania ya hay 90 estaciones de repostaje con hidrógeno distribuidas por el país”

¿Qué destacaría del Mirai?

Los vehículos con pila de combustible (FCV) son en realidad vehículos eléctricos que, en lugar de tomar la electricidad desde el exterior por medio de un enchufe, la generan a bordo combinando el oxígeno y el hidrógeno. Mirai hereda la experiencia que Toyota
ha conseguido tras cuatro generaciones y más de 17 millones de vehículos electrificados.

Su gran ventaja consiste en su rápido repostaje (menos de 5 minutos) y que el hidrógeno contiene muchísima más energía por unidad de masa que las mejores baterías actuales. De hecho, un kg de hidrógeno contiene 33 kWh de energía, lo que equivale a cargar con varios cientos de kg de baterías.

¿Cómo responde el mercado?

En España estamos arrancando la venta de vehículos de pila de combustible recientemente. Al no existir puntos de repostaje a 700 bar, no introdujimos
la primera generación de Mirai en 2014. Ahora en 2021 hemos abierto la segunda generación para la venta ante la previsible expansión en los próximos meses de la demanda de vehículos de estas características.

A nivel mundial llevamos más de 11.000 unidades vendidas de la primera generación. Ante la previsible rápida expansión de la demanda hemos incrementado la producción de Mirai desde las 3.000 unidades por año de la primera generación a 30.000 en la segunda.

¿Qué falta por hacer?

En España aún no tenemos infraestructura de carga de hidrógeno para vehículos ligeros a 700 bar, pero en los próximos meses, según planes ya anunciados, irán apareciendo diversos puntos a lo largo de la geografía. En Alemania ya hay 90 estaciones con hidrógeno distribuidas por todo el país.

Naturalmente, los clientes irán llegando cuando puedan repostar, como sucede en Alemania, Japón o California.

¿En qué otros tipos de vehículos se empleará hidrógeno?

Debido a la densidad energética del hidrógeno y a su rapidez y facilidad de repostaje, los vehículos pesados serán los que inicialmente tiren más fuerte de este tipo de tecnología. Ahora bien, añadir vehículos ligeros nos permite aumentar la masa crítica de consumidores de hidrógeno, facilitando la puesta en marcha de más infraestructuras.

Toyota colabora cediendo pilas de combustible a otras industrias involucradas en la producción de autobuses, trenes, barcos o sistemas estacionarios.

¿Y en el vehículo pesado?

Ya está comenzando. Hay ayuntamientos que están poniendo en circulación autobuses de hidrógeno y empresas con nuevos camiones equipados con pilas de combustible, incluso varios proyectos con trenes de hidrógeno están ya en fase de experimentación, dadas sus ventajas para sustituir locomotoras diésel en líneas sin catenarias.

¿A qué se debe el crecimiento del hidrógeno hoy?

El hidrógeno lleva mucho tiempo asociado a procesos industriales, si bien es cierto que la mayoría se venía produciendo a partir de combustible fósil (gas natural). El paso a la sociedad en general está ocurriendo justo ahora porque es un complemento ideal a la
energía renovable. Cuanto más baja el coste de la energía renovable más interesante se vuelve, y ahí es donde nos interesa ‘fabricar’ el hidrógeno, dada su capacidad para almacenar energía y transportarla donde nos interese.

El hidrógeno, incluso quemado, no genera CO2. Por tanto, es un elemento clave en los planes de descarbonización que se acordaron en la cumbre de París en 2015.

¿Más proyectos con hidrógeno?

En Toyota consideramos que el futuro de los vehículos es multi-tecnológico, es decir, no se impondrá una tecnología única en todos los continentes, sino que en función de las necesidades de los conductores se ofrecerán diferentes propuestas tecnológicas. Por
ejemplo, un pequeño vehículo urbano de una o dos personas puede ser eléctrico mientras que un autobús o un camión será probablemente de hidrógeno, y también habrá vehículos híbridos eléctricos e híbridos enchufables que consigan disminuir las emisiones
contaminantes. Así que, aunque no puedo ofrecer datos concretos de modelos futuros,
sin duda continuaremos en los próximos años liderando el camino de la electrificación hasta conseguir realizar el sueño de una movilidad 100% sostenible.

Repostaje del Toyota Mirai en menos de 5 minutos
Repostaje del Toyota Mirai en menos de 5 minutos

“El consumo energético del Mirai es de 0,79 kg de hidrógeno cada 100 km, cifra impresionante para una berlina de gran tamaño”

¿Cúal es la situación de España?
Aunque Japón es el país más avanzado en el camino hacia una sociedad basada en el hidrógeno, España tiene grandes posibilidades de convertirse en los próximos años en uno de los países más avanzados en el uso del hidrógeno verde en la movilidad. Tenemos todos los ingredientes: un alto mix ya hoy de producción de energía renovable, costas, etc. Además, esto nos permitirá crear miles de empleos y reducir nuestra dependencia energética.