María Cristina Ramiro González

0
960
Cristina Ramiro, Operations Manager en ELECAM

¿Cuáles fueron sus primeros pasos en la Ingeniería Industrial?

Empecé como becaria en el Instituto Andaluz de Tecnología. Una vez terminé la carrera, primero fue una instaladora, y después cambié a las instalaciones de electrificación ferroviaria como Project Manager. Allí estuve nueve años, donde se consolidó gran parte de mi perfil profesional.

¿El reto más complicado al que se ha enfrentado en sus años de experiencia?

Ha habido varios, como la electrificación del Metro de Málaga, del que me siento muy orgullosa. Mencionaría también el de tomar la decisión de cambiar de sector a la Supply Chain rondando los cuarenta años, tras volver de trabajar en el extranjero y tras un ERE. Pude comprobar que hay puertas del mercado laboral que estaban cerradas por la edad y el exceso de experiencia.

Actualmente trabaja como Operations Manager en ELECAM. ¿Cuáles cree
que son los ingredientes necesarios para poder desempeñar su puesto?

Las cualidades requeridas son actitud analítica, ser muy organizado, tenacidad, resiliencia, compromiso, autorresponsabilidad, determinación en la toma de decisiones y flexibilidad mental para abordar soluciones, sin perder de vista la eficiencia. Además, como suministradores de material eléctrico especializado, nuestro objetivo es hacer exitosa la sinergia cliente-ELECAM-proveedor, donde se requiere un background técnico y financiero, así como conocimientos en gestión de contratos y logística internacional.

¿Piensa que la Ingeniería Industrial está cada vez menos masculinizada?

Cada vez hay más mujeres en comparación con las de mi promoción, aunque depende del sector. En los que he trabajado hay algunos, como es la construcción, donde ya puedes encontrar a muchas mujeres, pero casi siempre están en los mismos departamentos, no en producción como project manager. Respecto al resto de sectores en los que he estado, compras y expediting, las proporciones hombre-mujer están balanceadas.

¿Se ha encontrado en algún momento con barreras por ser mujer?

Sobre todo en los primeros años en obra. Era “la niña”, y eso conllevaba tener que esforzarme más que el resto de mis compañeros hombres para demostrar que valía igual. Era bastante frustrante y agotador, pero creo que ha cambiado, ahora no lo noto. Creo que lo mejor para demostrar la validez de una mujer son sus hechos.

¿Cómo cree que podría fomentarse la presencia de mujeres en carreras técnicas?

La ciencia, como cualquier otro campo, te tiene que gustar. Pero también influye cómo te la enseñen. Desde pequeño deben inculcarte el amor por las asignaturas técnicas usando la lógica y la capacidad deductiva, no memorizando procedimientos. Por otro lado, se podría fomentar favoreciendo la conciliación familiar en los trabajos.

¿Qué les diría a los pre-universitarias para que se animaran a dedicarse a profesiones como la suya?

Si te apasiona la ciencia, es la carrera científico-tecnológica más completa, por la variedad de materias y la versatilidad laboral que ofrece. Los ingenieros siempre tendrán un papel en la historia, por todos los servicios que ofrecen a la sociedad.

¿Tiene a alguien que le haya servido de referente para llegar a lo que es hoy?

Pues si te soy sincera, no. De mi familia he sido la primera en estudiar Ingeniería. Fui bastante práctica a la hora de la elección, siempre me gustaron las ciencias, especialmente las matemáticas, pero en mi época no era una carrera con muchas salidas, así que me decanté por la que podía ofrecerme más oportunidades laborales.