Arancha Martínez Navarro: “El sector de las energías renovables cuenta con un 32% de trabajadoras”

0
774
Arancha Martínez, Presidenta de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF)

Además de ser la presidenta de la asociación más importante del sector fotovoltaico español, Arancha Martínez ocupa actualmente el cargo de Head of Corporate PD and New Markets en la empresa española X-ELIO. Estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid, concretamente la especialidad en energías renovables y eficiencia energética, y acumula más de doce años de experiencia en la utilización y aplicación de la energía solar.

¿Cómo se siente tras su nombramiento como presidenta de la UNEF?

Para mí es un honor asumir el liderazgo de la asociación de referencia del sector fotovoltaico español, un campo estratégico en la lucha contra el cambio climático que, además, puede desempeñar un papel central en la recuperación económica de nuestro país, creando puestos de trabajo cualificados y generando riqueza.

¿Cuáles son sus funciones principales en este cargo?

Desempeño funciones tales como trabajar en colaboración con la Junta Directiva, definiendo la estrategia de la asociación, respetando el Plan General de Actuación y tomando las acciones necesarias para el cumplimiento de los objetivos establecidos. También convoco las sesiones que celebre la Asamblea General y la Junta Directiva; y represento legalmente a la asociación ante los medios de comunicación, autoridades y organismos públicos o privados.

¿Cómo fue la gestión de Jorge Barredo, anterior presidente?

Jorge Barredo es un líder nato, como ha demostrado a lo largo de estos años, que ha permitido mantener el sector unido ante los numerosos retos a los que se ha enfrentado. Actualmente el mercado fotovoltaico en España y a nivel mundial es muy diferente a cuando Jorge empezó con la presidencia de UNEF. Quiero aprovechar la ocasión para agradecerle una vez más su compromiso, profesionalidad y, por supuesto, su dedicación.

Desde la fundación de la asociación han conseguido la participación de más de 400 empresas del sector. ¿Cuáles son las claves de ese crecimiento?

Tienen que ver con los principios de democracia, participación y transparencia que se siguen en UNEF, tanto en la definición de la estrategia como en la toma de decisiones. Todas las empresas del sector fotovoltaico, independientemente de su tamaño y su actividad, tienen las mismas posibilidades de participar. La labor de UNEF ha sido fundamental a lo largo de estos años para conseguir resultados clave en este terreno, como son la definición de un marco normativo liberalizado para el autoconsumo y la construcción de una imagen positiva de la fotovoltaica como tecnología barata y limpia, que contribuye
a la lucha contra el cambio climático y también genera empleo.

En alguna ocasión le hemos visto elogiar la gestión de José Donoso, director general de UNEF. ¿Hay buena sintonía entre los órganos directivos? 

José es el alma de la asociación, con un nivel de profesionalidad y de saber hacer incuestionable. Es un honor para mí estar compartiendo esta aventura con él; hay total sintonía y confianza. Las actuaciones de nuestra asociación se basan en el consenso de nuestra Junta Directiva.

Las plantas fotovoltaicas en suelo aúnan tecnología e innovación hacia un modelo más sostenible

¿Cree que el papel de la mujer está bien representado en la Ingeniería Industrial?

No, no está bien representado, ya que estamos en minoría. También creo que en la Ingeniería Industrial las mujeres tendrían que tener más visibilidad, ya que hay muchas que cuentan con un extenso conocimiento y una importante trayectoria profesional cuya
aportación es muy importante.

¿En su sector se mantiene esa tendencia?

Según datos de IRENA (Agencia Internacional de Energías Renovables), el terreno de las energías renovables cuenta con un 32% de trabajadoras femeninas. Comparado con el sector de generación eléctrica con combustibles fósiles, donde el 22% de los trabajadores
son mujeres, el dato es esperanzador, aunque nuestra industria es relativamente nueva y debemos aspirar a un porcentaje mayor. En el sector de la energía existen muchas mujeres
con una dilatada experiencia cuyas aportaciones son clave, por lo que es muy importante fomentar su participación en los foros de debate y en la toma de decisiones estratégicas para garantizar un mejor aprovechamiento de ese potencial. Del equipo de nuestra asociación, formado por 11 personas, 8 son mujeres.

¿Se están dando las circunstancias oportunas para que la producción energética avance hacia un modelo limpio?

La crisis económica causada por la COVID-19 no puede poner en segundo plano la otra crisis que estamos viviendo, la climática, cuyos efectos seguirán estando ahí. La transición energética y el despliegue de las energías renovables deberían estar en el centro de la estrategia a tomar para salir de la crisis. El sector fotovoltaico está preparado para contribuir a la transición energética y a la recuperación económica de nuestro país, tanto a través de la construcción de grandes plantas fotovoltaicas en suelo, como mediante la
instalación de proyectos de autoconsumo que permiten que los ciudadanos, las empresas y la Administración Pública ahorren en su gasto energético a la vez que contribuyen a la lucha contra el cambio climático.

¿Qué medidas adoptaría para que el uso de energías limpias aumente?

Una de las principales medidas a implementar para impulsar el despliegue del autoconsumo fotovoltaico, así como la adopción de reglas de eficiencia energética y el uso del vehículo
eléctrico, es reformar el diseño de la tarifa eléctrica siguiendo el principio de “pagar por lo que se consume” y reduciendo el peso del término de potencia (o término fijo), es decir, el que se paga independientemente del consumo de energía. Actualmente España cuenta
con el término fijo más alto de Europa (40%), cuando la media comunitaria es del 22%, lo que supone una barrera al avance de la transición energética.

Algunas medidas claves que hay que adoptar son dotar al sector renovable de seguridad jurídica, requisito imprescindible para atraer las inversiones y poner en marcha proyectos
fotovoltaicos; aprobar la normativa de Acceso y Conexión para los proyectos fotovoltaicos y renovables, para que se pueda eliminar la especulación; y agilizar la tramitación administrativa de los proyectos.