Natural de Zaragoza, estudió Ingeniería Industrial y Mecánica en el Centro Politécnico Superior de la Universidad de la misma ciudad que le vio nacer. Decidió adentrarse en esta especialidad debido a varios condicionantes. El primero, su padre, que desde muy pequeño le inculcó la necesidad de estudiar Ingeniería Industrial. Por otro lado, su pasión por las Ciencias y las Matemáticas y, por supuesto, el Dibujo, tanto técnico como artístico.

Sus inicios en el mundo de la Ingeniería no fueron los más deseables. Sin haber finalizado el proyecto de fin de carrera, entró a trabajar en una empresa de ascensores de Zaragoza, MacPuarsa. A los pocos años volvió a retomar labores reales de Ingeniería, de Diseño o de Cálculo, entre otras áreas, en FELESA, otra empresa de ascensores.

Resalta el continuo aprendizaje que se debe realizar en una carrera profesional. Como anécdota cuenta que “una vez, contraté a un ingeniero, que hizo el PFC con nosotros, y me comentaba que ya tenía ganas de trabajar porque ¡ya estaba cansado de estudiar! Le comenté que entonces había elegido mal la carrera. En efecto, las leyes de la Física y las Matemáticas siguen siendo las mismas, pero no así las nuevas tecnologías, nuevas herramientas y normativas y, por supuesto, ¡nuevos retos profesionales que exigen más y más!”.

Como opinión sobre qué se debería hacer para potenciar la Industria en España, David enfatiza que, tanto desde el ámbito público como privado, se debería apostar por la innovación tecnológica. Y, por supuesto, tener un plan como país. “¿A qué nos queremos dedicar? ¿En qué queremos ser los mejores?”, cuestiona David.

twitterlinkedin

No hay comentarios