La sede del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales del Principado de Asturias, situada en Oviedo, guarda una de las mayores muestras de arqueología industrial de nuestro país. Compuesta por unos 800 aparatos y artilugios, la gran mayoría se encuentran expuestos en la sede colegial. Sin embargo, son tantos los objetos que algunos de ellos se almacenan en la casa de Rodolfo Valdor, ingeniero industrial y propietario de esta extensa muestra.

La afición de Rodolfo tiene su origen en una colección de antiguas monedas de los reinados de Alfonso XII y Alfonso XIII que su abuelo había decidido no cambiar tras la llegada de la Segunda República. El joven Rodolfo, en su búsqueda de otras monedas de épocas pasadas, dio con curiosos objetos industriales en las tiendas de antigüedades y los diferentes rastros y mercadillos que visitaba. Como ingeniero industrial que es no pudo hacer otra cosa que encapricharse de esas pequeñas piezas de la historia del ingenio humano. A lo largo de estos años, sus piezas han sido catalogadas e incluso recopiladas y publicadas en el libro ‘Colección de arqueología industrial’ que le ofreció escribir la mutualidad de ingenieros AMIC.

Es difícil reducir una colección de más de 800 artilugios a tan solo unos pocos, pero en esta selección Rodolfo ha elegido algunos de sus objetos favoritos como un pequeño ejemplo de su extensa y variada muestra.

DICTÁFONO DE MARCONI

1. Dictafono de marconiWEB

Se trata de un artilugio de 1924 elaborado por la compañía estadounidense Columbia Graphone Manufacturing. Su finalidad era la de grabar sonido y voz en un cilindro de cera o celuloide, como el que aparece a la izquierda de la imagen. Este dictáfono, al que le faltan algunas piezas y embellecedores, fue adquirido a través de Internet por un precio de 240 euros.

MÁQUINA DE AFILAR CUCHILLAS

2. Afilador de cuchillasWEB

Fabricada a mediados del pasado siglo en Alemania, está construida en parte de baquelita, la primera sustancia plástica totalmente sintética. Era utilizada para afilar las cuchillas de afeitar al colocarlas entre las dos piedras que la caja almacena en su interior. Al cerrarla y tirar de los cordeles exteriores, las piedras experimentaban un movimiento de vaivén constante, afilando así la hoja.

RECEPTOR MORSE

Adquirido en el rastro de Santander por 480 euros, se estima que fue fabricado entre 1840 y 1850. Está construido en latón, dispone de un tambor de almacenamiento de papel y un mecanismo de relojería que transmite un movimiento uniforme al papel cuando está recibiendo los mensajes. Tiene unas dimensiones de 32 centímetros de alto,  31 de largo y 19 de ancho.

ASTROLABIO

4. AstrolabioWEB

Esta pieza es una reproducción fabricada, probablemente, en India. A pesar de ser una pieza de elaboración reciente, es una auténtica obra de arte. Construida íntegramente en latón, dispone  de un disco exterior y otros cinco discos externos sujetos por un pasador en el interior del aparato. Va equipado con una anilla de suspensión y está grabado íntegramente con caracteres árabes.

RELOJ DE SOL

5.Reloj de solWEB

Protegido por un fanal de cristal para su correcta conservación, este reloj de sol fue adquirido en una tienda de antigüedades de Liencres (Cantabria). Su funcionamiento es sencillo: el mástil del que pende este reloj solar con brújula es abatible, por lo que si se desea usar sobre la peana, no hay más que acostarlo sobre la misma. Además, cuenta con una argolla para poder transportarlo.

twitterlinkedin

No hay comentarios